Saltar al contenido

Dolores Menstruales

Los dolores menstruales pueden ocurrir antes o durante la menstruación. Para algunas son solo pequeñas molestias, pero para otras los dolores son tan intensos que interfieren con las actividades cotidianas durante algunos días del mes.

Por lo general los dolores propios de la menstruación se consideran un síntoma común que no tiene transcendencia clínica. Sin embargo, algunas enfermedades pueden producir calambres menstruales, entre ellas los fibromas uterinos y la endometriosis. Es por ello que conocer la causa de las molestias, puede ayudar a reducir efectivamente el dolor.

La buena noticia es que los calambres menstruales, que no están asociados con otra enfermedad; disminuyen con la edad, mejoran después de tener hijos y hay tratamientos que han resultado muy efectivos para aliviarlos. Descubre en este artículo todo lo que debes saber sobre los dolores menstruales: Causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué son los dolores menstruales?

Son dolores que se sienten en la pelvis o parte baja del tronco unos días antes, durante o después del periodo menstrual. A esta condición se le conoce clínicamente con el término dismenorrea.

Pueden ser como calambres, agudos, e intermitentes; aunque también se presentan como dolores sordos y constantes. Pueden extenderse hacia la espalda baja y las piernas. El dolor comúnmente es más intenso aproximadamente 2 horas después de iniciar el periodo y desparece en unos 2 a 3 días.

Tipos de dolores menstruales o dismenorrea

Desde el punto de vista médico, la dismenorrea se divide en dos tipos:

Dismenorrea primaria

Es cuando se presenta como dolor agudo y espasmódico en el vientre o parte baja del abdomen. Suele aparecer entre 24 a 48 horas antes de que comience la menstruación y va desapareciendo de forma gradual hacia el final del primer día de sagrado. 

Es común que las mujeres que tienen entre 17 – 25 años presentes esta clase de dolores menstruales y son poco comunes en edades posteriores o después de tener hijos. En mujeres jóvenes, el dolor menstrual intenso aparece entre 6 a 12 meses tras la menarquia o edad de su primera regla.

Estos dolores no son secundarios a ningún padecimiento o enfermedad conocida, aunque se debe consultar al médico para determinar que efectivamente es así. Esta clase de dismenorrea suele permanecer toda la vida, aunque disminuye con la edad.

Dismenorrea secundaria

Se le denomina de esta forma cuando el dolor es pesado y continuo, o sordo y constante. Aparece casi siempre una semana antes de la menstruación, aliviándose o empeorando durante el sangrado propiamente dicho. En ocasiones, los dolores persisten durante todo el ciclo.

Son comunes en mujeres que tienen más de 30 años y, en especial, las que ya han tenido hijos. Puede tratarse de un síntoma secundario a una enfermedad subyacente, entre ellas: Miomas uterinos, endometriosis, etc. Se recomienda siempre acudir al médico en estos casos.

Diferencia entre cólicos menstruales y síndrome premenstrual

El dolor del período es una especie de consecuencia o síntoma del síndrome menstrual. Este último es un grupo de síntomas físicos y psicológicos que surgen días antes de que comience el periodo menstrual y terminan horas después de iniciada la menstruación.

El síndrome premenstrual causa muchos síntomas diferentes, incluyendo aumento de peso, hinchazón, irritabilidad y fatiga. Después de ocurrir estos eventos, se puede producir una menstruación dolorosa o dismenorrea.

¿Qué causa los calambres menstruales?

Para comprender qué origina los dolores menstruales, debes comprender qué ocurre en tu cuerpo cuando estas menstruando. La menstruación, también llamada periodo, consiste en el sangrado vaginal normal que sucede cada mes en las mujeres que están en edad reproductiva.

Mes a mes, una capa de tejido que recubre internamente el útero (endometrio) aumenta de tamaño y forma la superficie idónea para anidar un ovulo fecundado. Cuando no ocurre la fecundación, el endometrio debe ser expulsado del cuerpo, por lo que se desprende.

Sustancias químicas que generan la dismenorrea primaria

Las sustancias que median esta acción de desprendimiento y expulsión del endometrio son las prostaglandinas. Estos compuestos bioquímicos tienen la capacidad de hacer contraer el útero.

Las contracciones, que se asemejan a las que ocurren en el parto, hacen que la mucosa sea expulsada fuera del útero. El tejido en general recibe menos irrigación y menos oxígeno, haciendo que aparezca el dolor menstrual en algunas mujeres.

El ácido araquidónico, un precursor de la prostaglandina, se produce en cantidades elevadas a lo largo de todo el ciclo menstrual. Mientras tanto, los gestágenos y estrógenos se encargan de que el endometrio crezca.

En la menstruación, el ácido araquidónico es trasformado en prostaglandinas. Niveles elevados de prostaglandinas se relacionan directamente con dolores menstruales más intensos.

Causas de la dismenorrea secundaria 

Ya vimos que las prostaglandinas son las principales sustancias culpables de que aparezcan los dolores de la menstruación. Este desequilibrio químico es común encontrarlo en las mujeres que padecen de dismenorrea primaria, donde no hay una patología ginecológica como causa del dolor.

El caso de la dismenorrea secundaria es diferente, esta es originada por diversos trastorno clínicos. El más común es la endometriosis, enfermedad donde el tejido parecido al del endometrio crece fuera del útero. Puede aparecer en órganos genitales, dentro de la pelvis, o incluso invadir la cavidad abdominal. La presencia de este tejido provoca dolor pélvico crónico.

Otras causas de la dismenorrea secundaria son:

  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Miomas uterinos.
  • Embarazo anormal (embarazo ectópico, aborto espontáneo).
  • Infecciones, quistes de ovario o pólipos dentro de la cavidad uterina.

Síntomas de los dolores menstruales

Los síntomas comunes de los calambres menstruales son:

  • Calambres o dolor pulsátil en la parte inferior del abdomen, estos pueden ser de intensidad variable o muy intensos.
  • Dolor que inicia entre 1 – 3 días antes de la menstruación y alcanza su pico máximo tras 24 horas de haber comenzado el periodo, disminuyendo 2 a 3 días después.
  • Dolor sordo o pesado, continuo y constante.
  • Calambres o dolor que se extiende hacia la región lumbar y los muslos.

Otros síntomas que presentan algunas mujeres

Hay quienes también presentan otros síntomas relacionados con el dolor menstrual, entre ellos:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Mareos
  • Heces blandas

¿Cómo aliviar dolores menstruales?

Si los cólicos menstruales son secundarios a un trastorno o enfermedad específica, debe tratarse el padecimiento base, dentro de lo posible. Por ejemplo, si los dolores están ocurriendo por la presencia de miomas o endometriosis, debe considerarse extirpar quirúrgicamente los tejidos invasores. La intervención quirúrgica no asegura resolver por completo los dolores pero pueden disminuir considerablemente.

Si se trata de dismenorrea primaria, lo primero que debe hacer la mujer es tranquilizarse y comprender que no hay trastornos o enfermedades que estén provocando el dolor. Debe seguir una serie de medidas generales y otras más específicas para mejorar los síntomas.

Medidas generales para aliviar dolores menstruales

  • Dormir y descansar suficiente es de las primeras medidas que debe tomar la mujer que sufre de dolores menstruales. El estrés y el cansancio no ayudan al organismo a controlar la producción de sustancias químicas que favorecen estos malestares.
  • Hacer ejercicios con regularidad mejora la circulación y oxigenación de los órganos, Además de mantener saludable los músculos del cuerpo.
  • Tomar un baño caliente o hacer una almohadilla o bolsa de agua tibia en la zona pélvica.
  • Practicar técnicas de relajación.
  • Seguir una dieta saludable, baja en grasas.
  • Incluir complementos nutricionales, como: Linaza, ácidos grasos omega-3, vitamina E, vitamina B1, magnesio y zinc.
  • Evitar consumir alcohol y tabaco. Reducir la ingesta de bebidas como gaseosas y café.

Otras medidas para calmar los calambres menstruales

Las sugerencias antes mencionadas pueden ayudar a que los calambres menstruales no sean intensos, pero no los elimina por completo. Para reducir al máximo estas molestias puedes recurrir a algunos medicamentos y alternativas.

Fármacos o sustancias

Existen analgésicos sin recetas, como los antinflamatorios no esteroideos que pueden ayudarte a aliviar el dolor. Estos medicamentos, aparte de aliviar el dolor, también reducen el nivel de prostaglandinas que el útero produce y disminuyen los efectos que estas causan. Más adelante te explicaremos cuales sustancias en específico puedes tomar.

Podrás tomar estos medicamentos al comienzo de los síntomas, o al iniciar le periodo, y seguir tomándolos unos días más. No debes ingerirlos si presentas ulceras y otros problemas estomacales, enfermedad hepático, problemas para cicatrizar con normalidad o sangrado. Tampoco lo hagas si has tenido reacción alérgica a la aspirina.

Intervenciones

En ocasiones el dolor es tan intenso que persiste aun cuando se administra tratamiento oral. Si el medico lo ve conveniente, se puede hacer una intervención que permita seccionar los nervios uterinos y así bloquear las señales de dolor que estos envían. Algunos de estos procedimientos son:

  • Bloqueo nervoso: Inyectar los nervios con anestésico.
  • Destruir los nervios: Usando ultrasonidos, laser o electricidad.
  • Seccionar los nervios.

Estos procedimientos que interrumpen las vías nerviosas pueden realizarse utilizando laparoscopia. Puede pasar que, al seccionar los nervios, se lesionen otras estructuras de la pelvis, como son los uréteres.

Tratamientos alternativos

Hay otros tratamientos que se han sugerido como alternativa a la medicina tradicional, pero todavía no hay suficientes estudios que avalen los resultados. Entre los procedimientos alternativos para tratar dolores menstruales están:

  • Acupuntura
  • Terapia quiropráctica
  • Acupresión
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea
  • Hipnosis (en estudio)

¿Qué tomar para dolores menstruales?

Los medicamentos usados para aliviar el dolor menstrual son comúnmente los AINE o antiinflamatorios no esteroideos, como el naproxeno, ibuprofeno o el ácido mefenámico. Estos alivian considerablemente los síntomas de las molestias causadas por los calambres menstruales. La administración puede ser uno o dos días antes de la menstruación hasta uno o dos días después de haber comenzado.

En caso de que los AINE no sean eficaces, se sugiere tomar píldoras anticonceptivas que estén compuestas de un progestágeno y dosis bajas de estrógenos. Estas pastillas evitan que ocurra la ovulación y se desencadene el proceso de crecimiento del endometrio. Si la mujer no puede consumir estrógenos, puede tomar una píldora anticonceptiva que contenga únicamente progestágeno.

Otros fármacos para el dolor menstrual

Existen otros medicamentos hormonales que pueden mejorar los síntomas, como es el caso del Danazol (hormona masculina sintética). Los progestágenos, la progesterona micronizada vía oral, agonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina o el DIU liberador de progestágeno; son otras alternativas.

La gabapentina, una sustancia que se desarrolló principalmente para tratar la epilepsia, ha resultado eficaz en el tratamiento del dolor neuropático. Esta es bien tolerada por la mayor parte de los pacientes y el organismo la elimina casi sin metabolizar.

Dolores menstruales sin menstruar

Cuando una mujer está por menstruar, siempre presenta una serie de síntomas los días previos del sangrado. Estos le indican que la menstruación ya está por ocurrir, el dolor pélvico es uno de esos síntomas. Pero ¿Qué sucede si se presentan dolores menstruales sin menstruar? Esto puede causar mucha preocupación, por ello te mostramos algunas de las razones por las que puedes estar sintiendo dolores menstruales sin ver sangrado.

Embarazo

Quienes están sexualmente activas, el embarazo es una de las causas ms frecuentes de sentir dolor menstrual sin sangrado. Cuando el embarazo inicia se presentan síntomas muy parecidos a los que sientes cuando vas a menstruar. Esto tiene mucho que ver a la forma en que el cuerpo está preparando el útero para la gestación.

La implantación es uno de los eventos que pueden causar mayor malestar pélvico. Cuando el ovulo es fecundado por el espermatozoide, esta nueva célula comienza a dividirse y a rodar a lo largo de la trompa de Falopio hasta alcanzar el útero. Una vez en la cavidad uterina, se adhiere a la mucosa o endometrio. Un porcentaje de las mujeres embarazadas presentan dolores pélvicos en esta etapa e incluso hay quienes sangran ligeramente.

Ovulación

Si tienes dolor pélvico sin tener el periodo en la época intermenstrual, o época entre una menstruación y otra, puede ser que estés ovulando. Esto también puede estar relacionado con aumento exagerado de las prostaglandinas, sustancias que inducen dolor. La ovulación suele ocurrir una o dos semanas antes de que el sangrado comience.

Desequilibrio hormonal

Otro motivo por el que puede existir dolor menstrual sin menstruar es que haya un desequilibrio hormonal. Es un trastorno que puede suceder en las mujeres que tienen alguna anomalía en la glándula tiroides.

Obesidad

Aunque no es la causa más frecuente, la obesidad puede hacer que una mujer tenga periodos con síntomas menstruales sin ver ningún sangrado. Si alguien sufre de obesidad y tiene dolores pélvicos sin ver periodo, lo mejor será que consulte al ginecólogo.

Determinadas enfermedades

Hay ciertos trastornos médicos que pueden dar lugar a la menstruación sin sangrado, como es el caso de los ovarios poliquísticos. Está relacionado con altos niveles de andrógenos en el cuerpo, sustancias que naturalmente predominan en los hombres y están en las mujeres en escasa concentración.

Menopausia

El comienzo de la menopausia puede incluir síntomas similares a los que se presentan con el periodo menstrual. Las mujeres que padecen esta condición, pueden sentir todos los síntomas de la menstruación pero no sangrar. Aunque hay otras señales que pueden indicar que se trata de la menopausia, por ejemplo: Sofocos, hinchazón, dolor de cabeza. etc.

¿Quiénes son más propensas a sufrir de dolor menstrual?

La dismenorrea es más frecuente en adolescentes y mujeres que se haya en la edad reproductiva. Afecta un aproximado de 25%-50% de dicho grupo de féminas, en algún momento de este periodo de su vida.

Aunque todas las mujeres tienen el riesgo de que sufran de dismenorreas, hay grupos más susceptibles. Entre las que se consideran en riesgo están. Las fumadoras, quienes beben alcohol en este periodo, las que están con sobrepeso o tuvieron su primera regla antes de cumplir 11 años.

¿Hay otras causas no ginecológicas de dolor en la pelvis?

Sí, por supuesto que existen otras causas del dolor pélvico y pueden no estar directamente relacionadas con la menstruación. Por ejemplo: Enfermedades del tracto gastrointestinal (como sucede con el síndrome del colon irritable), infecciones en el tracto urinario, alteraciones musculares, síntomas psicosomáticos no dependientes de una patología secundaria.

¿Cómo saber si sufres dismenorrea primaria?

Acudir al médico es la mejor forma de estar segura si sufres de dismenorrea primaria. El diagnostico empieza evaluando los antecedentes médicos y exploración física completa. El especialista descartará otros trastornos menstruales, alteraciones o síntomas que puedan estar intensificaos o causados por una patología subyacente.

Se pueden realizar otros procedimientos de diagnóstico para ayudar a completar el cuadro y disipar toda sospecha de otra enfermedad que esté causando dismenorrea severa. Entre esos estudios están: Ultrasonido ginecológico transvaginal, resonancia magnética de la pelvis, laparoscopia e histeroscopia.

Aspectos importantes sobre el dolor menstrual

  • En conclusión, si tienes dolor agudo o calambres pélvicos unos días antes de que tengas la menstruación y desaparece un par de días después, es muy probable que se trate de dismenorrea primaria.
  • Algunas medidas generales pueden mejorar los síntomas de la dismenorrea primaria. Entre ellas puedes considerar: Descansar, mantener una buena alimentación, ejercitarse y tomar analgésicos de venta libre.
  • Es muy importante la valoración médica de la historia previa, tipo de dolor, duración, localización y frecuencia del mismo, así como las circunstancias que lo hacen aumentar y tratamientos previos. De esta forma se podrá hacer un diagnóstico adecuado.

Tal vez quieras leer: 

Usamos Cookies. Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies